+34 962 062 777
info@inbuze.com

Blog

Estrategias de posicionamiento de marca

Estrategias de posicionamiento de marca

  • 21 agosto, 2017
  • Redactores Inbuze
  • Comentarios desactivados en Estrategias de posicionamiento de marca
¿Te ha gustado nuestro articulo?
Estrategias de posicionamiento de marca
5 (100%) 1 vote

Antes de entrar de lleno en las estrategias de posicionamiento de marca, aclararemos que en marketing entendemos por posicionamiento a la imagen que ocupa nuestra marca, producto o servicio en la mente del consumidor.

Como es lógico, este posicionamiento se construye de forma individual a partir de la percepción que tiene el consumidor de nuestra marca y respecto a la competencia. Por lo tanto, el posicionamiento de tu marca es crucial para tu negocio, ya que de él dependerán, en gran medida, tus ventas.

Para que una marca, producto o servicio se posicione según nuestros objetivos, es necesario desarrollar una serie de estrategias de posicionamiento de marca y marketing. Así pues, las estrategias de posicionamiento de marca consisten en un proceso cuyo objetivo es llevar nuestra marca, producto o servicio de la imagen actual a la imagen que deseamos.

Estrategias de posicionamiento de marca

Para llevar a cabo una estrategia de posicionamiento de marca, puedes centrarte en uno o varios factores del producto, marca o servicio que queremos vender. A continuación, te mostramos:

10 estrategias de posicionamiento de marca

Posicionamiento por calidad

La calidad de un producto es uno de los elementos más importantes para una marca. Pese a que la mayoría de las marcas enfatizan su compromiso con la calidad, una buena manera de distinguirte de tus competidores es centrar la atención en un área especializada, posicionando la marca, única y exclusivamente, como una especialista en alta calidad y de confianza.

Posicionamiento por sus características

Resaltar las características técnicas del producto frente a los competidores es otra de las estrategias de posicionamiento más empleadas por las marcas. Un ejemplo sería una empresa de comida rápida que se posiciona en el mercado por los ingredientes ecológicos de sus platos.

Posicionamiento por valor o precio

Hay dos maneras de abordar el posicionamiento de valor o precio y ambos son dependientes de la calidad. Si te centras en un precio muy elevado puedes vincularlo a la exclusividad o al lujo. Por el contrario, puedes vincular tu producto o servicio a calidad y buen precio. Un ejemplo de esta estrategia es Southwest Airlines. En una economía difícil, su política de ofrecer vuelos económicos, así como prometer equipaje gratuito ha permitido que florezca.

Posicionamiento por beneficios

Cuando centramos nuestra estrategia de marca en el posicionamiento por beneficios del producto que queremos vender, éstos deben quedar completamente claros. Primero, para que ningún competidor pueda reclamarnos nada y, segundo, para que el consumidor sea consciente de que además de cubrir una necesidad, obtiene otros beneficios por la compra de ese producto. Pongamos el caso de Colgate. Su máxima: Cepíllate con Colgate y previene las caries y la gingivitis es una promesa de beneficio. Por un lado, compras un producto por necesidad para cepillarte los dientes, pero además al utilizar el producto obtienes un beneficio como es prevenir las caries.

Posicionamiento por competencia

Con esta estrategia lo que se persigue es comparar nuestro producto con una o varias marcas competidoras para demostrar nuestra superioridad entre quienes ofertan el mismo tipo de producto. Es una técnica a la que recurren habitualmente las compañías de seguros de coches. El mensaje que se lanza a los consumidores es que cancelen sus pólizas actuales por unas nuevas con mejores coberturas. Generalmente, los consumidores antes de comprar un producto tienden a comparar varios, por lo que si utilizas esta estrategia de posicionamiento debes de tener en cuenta que existen dos vertientes: productos líder (posee mejor posicionamiento en la mente del consumidores y el que mejores prestaciones ofrece) productos de segunda marca (es una alternativa al líder o marca más económica).

Posicionamiento por solución de problemas

Posicionar la marca como la solución al problema del consumidor es también una estrategia de gran alcance. La idea es demostrar que tu producto soluciona de forma rápida y eficiente el problema al consumidor. Por ejemplo, las verduras cortadas y congeladas ahorran tiempo al consumidor a la hora de su preparación.

Posicionamiento por su uso

Cómo se utiliza el producto, cuándo se debe utilizar, dónde y para qué es otra de las estrategias empleadas en el caso de las bebidas energéticas. Tras realizar actividades deportivas, se consume este tipo de producto.

Posicionamiento por influencers

Contratar a influencers para promocionar productos de una empresa o servicio es una forma popular para posicionar una marca. Si bien puede resultar costosa esta práctica, es cierto que el consumidor tiende a confiar en las celebridades al asociar tu marca con ellas. Esta familiaridad anima a los consumidores a seguir el ejemplo de la celebridad o influencer por lo que es idónea para la venta de artículos de lujo, ropa deportiva o cremas.

Posicionamiento por experiencia del consumidor

En este posicionamiento son los propios consumidores quienes relatan su propia experiencia con el producto que queremos vender. Esta técnica funciona muy bien con los productos de limpieza del hogar.

Posicionamiento por estilo de vida

El estilo de vida del consumidor, sus intereses o actitudes es otra de las técnicas empleadas a la hora de posicionar productos. Un claro ejemplo puede ser el caso de automóviles

A la hora de llevar a la práctica un proceso de estrategias de posicionamiento de marca en el mercado pueden surgir errores. A continuación, te mostramos los más comunes.

Errores por un mal posicionamiento

Sobreposicionamiento

El sobreposicionamiento aparece cuando el consumidor percibe una imagen limitada o estrecha de la marca. Ello puede provocar que algunos clientes potenciales consideren que la marca está fuera de su alcance o no se dirige a ellos.

Subposicionamiento

Este error genera una idea vaga de la marca en la mente de los consumidores. La marca no consigue diferenciarse.

Posicionamiento confuso

Sucede cuando la marca no define claramente su posicionamiento o lo cambia con demasiada frecuencia o intenta posicionarse en segmentos distintos. En estas situaciones, el consumidor no sabe dónde ubicar la marca en su mente debido a la confusión generada por la marca.

Posicionamiento dudoso

Precios sospechosamente bajos o beneficios que el consumidor considere inverosímiles pueden provocar rechazo y un posicionamiento dudoso. Los consumidores no confían en lo que dice la marca y este problema es difícil de solucionar y requiere de actividades promocionales para alcanzar los objetivos deseados.

Otros posts que te pueden interesar:

Errores que tu empresa debe evitar en marketing

La Atención al Cliente en redes sociales

Marketing digital: estrategias para vender y atraer clientes

 

Tags: , , , ,